-0.8 C
New York
jueves, diciembre 9, 2021

ECB Exec: Sovereign Money Needs To Be Reinvented

Fabio Panetta. Fuente: ecb.europa.eu
Discurso de Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), en la conferencia del Deutsche Bundesbank sobre el “Futuro de los pagos en Europa”. Fráncfort del Meno, 27 de noviembre de 2020.

Los pagos minoristas juegan un papel fundamental en nuestra vida diaria y para la economía. El año pasado, los adultos de la zona del euro realizaron dos pagos diarios de media [1]. El universo de las transacciones minoristas [2] ascendió a 213 000 millones de pagos, dos millones cada cinco minutos, con un valor total estimado de 164 billones de euros [3].

Como parte de su misión de promover el buen funcionamiento del sistema de pagos, el Eurosistema tiene dos objetivos principales en el ámbito de los pagos minoristas. El primero es garantizar que las personas tengan acceso a soluciones de pago eficientes que satisfagan sus preferencias. El segundo es garantizar que las transacciones sigan siendo seguras, respaldando la confianza en nuestra moneda y el funcionamiento de nuestra economía.

La innovación tecnológica significa que las implicaciones políticas de estos objetivos están cambiando y están surgiendo nuevas oportunidades y riesgos. Hoy presentaré la respuesta del Eurosistema: una estrategia para empoderar a los europeos con pagos eficientes, inclusivos y seguros en la era digital. Y argumentaré que la revolución inminente en los pagos requiere que estemos listos para reinventar el dinero soberano.

Comodidad y seguridad en la era digital

Los pagos han evolucionado sustancialmente con el tiempo, pero los determinantes clave de su éxito se han mantenido fundamentalmente sin cambios. La gente quiere pagos que ofrezcan comodidad y seguridad a bajo costo. La conveniencia requiere que los pagos sean fáciles de usar, rápidos y ampliamente aceptados, mientras que la seguridad requiere un bajo riesgo desde una perspectiva económica, financiera y social.

La transformación digital está elevando el listón de la comodidad y la seguridad. Con el crecimiento del comercio electrónico y los estilos de vida conectados, las personas exigen cada vez más inmediatez y una integración perfecta entre los pagos y los servicios digitales. Al mismo tiempo, están cada vez más preocupados por la privacidad, la ciberseguridad y la confiabilidad.

Esta amplia gama de características deseables crea un margen para soluciones de pago innovadoras. Actualmente, ninguna de las soluciones existentes (efectivo, tarjetas, transferencias de crédito, débitos directos y dinero electrónico) cumple con todas las funciones requeridas a la vez. Las personas se ven obligadas a utilizar varios instrumentos al mismo tiempo. Las transacciones en persona [4] se realizan principalmente con efectivo y tarjetas. [5] Las compras a distancia están dominadas por las tarjetas y los pagos electrónicos. [6] Y las facturas generalmente se pagan mediante domiciliaciones bancarias y transferencias de crédito. [7]

El impacto del coronavirus (COVID-19) ha acelerado la tendencia hacia la digitalización, lo que ha provocado un aumento de las transacciones online y los pagos sin contacto en las tiendas. Es probable que esta tendencia persista una vez que termine la pandemia. [8] Por eso debemos preguntarnos si los medios de pago disponibles satisfacen adecuadamente las necesidades de los consumidores en la era digital.

El efectivo ofrece una forma segura e inclusiva de realizar pagos en persona, pero no es adecuado para pagos en un contexto digital, como en el comercio electrónico. Por tanto, no es de extrañar que se utilice menos. [9] Las tarjetas de pago, por otro lado, facilitan los pagos digitales sin contacto. Pero no se aceptan en todas partes. Y la aceptación en toda Europa de las tarjetas emitidas en el marco de los sistemas de tarjetas nacionales se basa actualmente en acuerdos con los sistemas de tarjetas internacionales. Como resultado, la gente usa principalmente esquemas internacionales para pagos con tarjeta transfronterizos, y el mercado europeo de pagos con tarjeta está dominado por esquemas no europeos.

En general, Europa depende cada vez más de proveedores extranjeros, con un alto grado de concentración del mercado en algunos segmentos, como las transacciones con tarjeta y los pagos en línea. [10]

No debemos permitir que esta dependencia se convierta en dependencia. La dependencia de proveedores extranjeros y la concentración excesiva del mercado dañarían la competencia, limitarían las opciones de los consumidores y los expondrían a precios no competitivos. Podría reducir la resistencia del sistema de pagos y debilitar la capacidad de las autoridades europeas para ejercer controles.

Debemos asegurarnos de que el mercado de pagos permanece abierto a la competencia, incluidos los proveedores y la tecnología europeos.

La afluencia de empresas tecnológicas
Las empresas de tecnología financiera han provocado la última ola de innovación, acelerando la evolución del sistema de pago. [11] Muchos de ellos han adoptado modelos comerciales basados ​​en datos, en los que los servicios de pago se proporcionan de forma gratuita a cambio de datos personales. Numerosos bancos están ampliando su gama de servicios digitales mediante la celebración de acuerdos con fintechs; en algunos casos, la integración se logra cuando un banco adquiere una empresa fintech.

Los gigantes tecnológicos globales, los llamados grandes tecnológicos, apuntan a una revolución en el panorama de los pagos y representan una amenaza para la intermediación tradicional. [12] Estas empresas pueden utilizar modelos basados ​​en datos en una escala completamente nueva aprovechando su gran base de clientes, datos en tiempo real y control de infraestructuras cruciales para el comercio y la actividad económica, desde mercados en línea hasta redes sociales y tecnologías móviles. Pueden utilizar estas ventajas, su solidez financiera y su presencia global para proporcionar nuevas soluciones de pago y expandirse en transacciones nacionales y transfronterizas. Esto les ofrecería una base aún más sólida para ampliar aún más la gama de sus actividades financieras, incluidos los préstamos, ya que su capacidad superior para recopilar y analizar grandes volúmenes de datos les da una ventaja de información.

Si no se regulan adecuadamente, las grandes tecnologías pueden plantear riesgos considerables desde una perspectiva económica y social y pueden restringir, en lugar de ampliar, las opciones de los consumidores.

Pueden agravar el riesgo de que la información personal se utilice indebidamente con fines comerciales o de otro tipo, poniendo en peligro la privacidad y la competencia. Y pueden hacer que el mercado de pagos europeo dependa de tecnologías diseñadas y gobernadas en otros lugares, exacerbando su vulnerabilidad a interrupciones externas como los ciberataques.

Las grandes tecnologías también pueden contribuir a una rápida asimilación, tanto a nivel nacional como transfronterizo, de las denominadas monedas estables. [13] Como he argumentado anteriormente [14], las monedas estables plantean preocupaciones con respecto a la protección del consumidor y la estabilidad financiera. De hecho, el emisor de una moneda estable no puede garantizar la certeza del valor del instrumento de pago que ofrece a los consumidores. Esta garantía solo puede ser proporcionada por el banco central.

Además, a diferencia de los depósitos bancarios, las monedas estables no se benefician de los esquemas de garantía de depósitos, sus tenedores no pueden confiar en el grado de escrutinio que ahora es la norma en la supervisión bancaria y los emisores no tienen acceso a las facilidades permanentes del banco central. Como resultado, es probable que los usuarios de las monedas estables soporten mayores riesgos crediticios, de mercado y de liquidez, y las propias monedas estables son vulnerables a las corridas [15], con implicaciones potencialmente sistémicas [16].

Estos riesgos podrían mitigarse si el emisor de la moneda estable pudiera invertir sus activos de reserva [17] en forma de depósitos libres de riesgo en el banco central, ya que esto eliminaría los riesgos de inversión que finalmente recaen sobre los hombros de los tenedores de la moneda estable. [ 18]

Sin embargo, esto no sería aceptable, ya que equivaldría a subcontratar el suministro de dinero del banco central. Podría poner en peligro la soberanía monetaria si, como resultado, el dinero privado, la moneda estable, desplazara en gran medida al dinero soberano como medio de pago. El dinero entonces se reduciría a un “bien de club” ofrecido a cambio del pago de una tarifa o membresía de una plataforma. [19]

Deberíamos salvaguardar el papel del dinero soberano, un bien público que los bancos centrales han estado gestionando durante siglos en el interés público y que debería estar disponible para todos los ciudadanos para satisfacer su necesidad de seguridad.

La soberanía monetaria también podría verse amenazada si las monedas digitales de los bancos centrales extranjeros se hicieran ampliamente utilizadas en la zona del euro, con implicaciones para los efectos de contagio monetario internacional. [20]

Estos riesgos no son inminentes. No obstante, debemos estar atentos a posibles desarrollos no lineales que podrían poner en peligro la estabilidad financiera y la soberanía monetaria y económica. Dado que nuestro objetivo es mejorar la eficiencia de los pagos europeos, debemos estar preparados para repensar la naturaleza y el papel del dinero soberano.

La respuesta de la política del Eurosistema
El Eurosistema está aplicando una política global para garantizar que se satisfagan las necesidades de pago de los ciudadanos, salvaguardando al mismo tiempo la integridad del sistema de pagos y la estabilidad financiera. Nuestra política se basa en elementos interconectados que abordan toda la cadena de valor de los pagos.

En primer lugar, hemos mejorado nuestra estrategia de pagos minoristas para fomentar pagos competitivos e innovadores con una fuerte presencia europea. Estamos promoviendo activamente iniciativas paneuropeas que ofrecen soluciones de pago seguras, económicas y ampliamente aceptadas. [21]

Apoyamos el acceso a cuentas bancarias por parte de proveedores no bancarios, para que puedan ampliar la gama de servicios de iniciación de pagos que ofrecen. Ayer, la Junta de Pagos Minoristas en Euros, presidida por el BCE, lanzó un flujo de trabajo para facilitar este acceso. Estamos trabajando para que los marcos europeos de identidad electrónica y firma electrónica se adapten mejor a los pagos y al sector financiero en general.

Nuestra estrategia de pagos minoristas también se basa en la promoción de pagos instantáneos, que hacen que los fondos estén disponibles de inmediato para los destinatarios. Hemos creado una base sólida para los pagos instantáneos, con normas acordadas de común acuerdo y potentes infraestructuras, incluido el servicio TARGET Instant Payment Settlement (TIPS), operado por el Eurosistema. Gracias a las medidas que hemos tomado en los últimos meses, todos los proveedores e infraestructuras de pago instantáneo en euros tendrán acceso a TIPS a finales de 2021.

En segundo lugar, estamos adaptando nuestro marco regulatorio y de supervisión al rápido ritmo de la innovación financiera y tecnológica. Hemos revisado nuestro Reglamento sobre los requisitos de supervisión de los sistemas de pago de importancia sistémica [22], introduciendo un enfoque más prospectivo para identificar los sistemas de pago que son de importancia sistémica. Y hoy estamos lanzando una consulta pública sobre el nuevo reglamento, que luego entrará en funcionamiento a mediados de 2021.

También estamos completando la consulta pública sobre nuestro nuevo marco para instrumentos, esquemas y arreglos de pago electrónico, el llamado marco PISA. PISA extiende nuestra supervisión [23] a los tokens de pago digitales [24], incluidas las monedas estables, ya los acuerdos de pago que brindan funcionalidades a los usuarios finales de los instrumentos de pago electrónicos [25]. Como resultado, los proveedores de tecnología pueden estar sujetos a supervisión.

Como parte de nuestra política integral, estamos trabajando para salvaguardar el papel del dinero soberano en la era digital: queremos estar preparados para introducir un euro digital, si es necesario.

Un euro digital combinaría la eficiencia de un instrumento de pago digital con la seguridad del dinero del banco central. Complementaría el efectivo, no lo reemplazaría. Juntos, estos dos tipos de dinero estarían disponibles para todos, ofreciendo más opciones y acceso a formas de pago sencillas y gratuitas.

Hemos iniciado una consulta pública para recabar comentarios de personas de toda Europa y comprender mejor sus necesidades. Se completará en enero y los resultados se publicarán una vez analizados.

Un euro digital debería diseñarse cuidadosamente para mejorar la privacidad en los pagos digitales [26], respetar las normas sobre la lucha contra las actividades ilegales y evitar la interferencia con las políticas del banco central, en primer lugar la política monetaria y la estabilidad financiera.

En particular, un euro digital debería ser un medio de pago, no una forma de inversión que compita con otros instrumentos financieros. Esto requeriría limitar las tenencias de usuarios individuales [27] y significaría que, a diferencia de los emisores de monedas estables, el emisor del euro digital, el BCE, no tendría como objetivo adquirir depósitos.

Un euro digital apoyaría la modernización del sector financiero y la economía en general. Estaría diseñado para ser interoperable con soluciones de pago privadas y, por lo tanto, representaría la “materia prima” que los intermediarios supervisados ​​podrían utilizar para ofrecer soluciones de pago de front-end paneuropeas.

Un euro digital también generaría sinergias con otros elementos de nuestra estrategia, facilitando la digitalización del intercambio de información en los pagos a través de facturas electrónicas, recibos electrónicos, identidad electrónica y firma electrónica. Y al facilitar que los intermediarios proporcionen valor agregado y características tecnológicas avanzadas a menor costo, daría lugar a productos que podrían competir con los de las grandes tecnologías, beneficiando así a los usuarios finales.

El BCE y los bancos centrales nacionales han comenzado la experimentación preliminar a través de cuatro líneas de trabajo. En primer lugar, probaremos la compatibilidad entre un euro digital y los servicios de liquidación del banco central existentes (como TIPS). [28] En segundo lugar, exploraremos la interconexión entre tecnologías descentralizadas, como libros de contabilidad distribuidos y sistemas centralizados. En tercer lugar, investigaremos el uso de cadenas de bloques dedicadas al pago con identidad electrónica. Y cuarto, evaluaremos las funcionalidades de los dispositivos de hardware que podrían permitir transacciones fuera de línea, garantizando la privacidad. [29]

Nos tomaremos el tiempo necesario para explorar todos los aspectos de las diferentes opciones: si son técnicamente viables, si cumplen con los principios y objetivos políticos del Eurosistema y si satisfacen las necesidades de los posibles usuarios.

Conclusión

Déjame concluir. La transformación digital está desencadenando una revolución en el sector financiero, que traerá innovación pero también riesgos. En particular, las grandes tecnologías y las monedas estables podrían perturbar el sistema financiero europeo. Y si bien podrían ofrecer soluciones de pago convenientes y eficientes, también corren el riesgo de poner en peligro la competencia, la privacidad, la estabilidad financiera e incluso la soberanía monetaria.

Nuestras políticas brindan una reacción política contundente al impacto digital. Queremos crear las condiciones para un panorama de pagos resistente, innovador, diverso y competitivo que pueda atender mejor las necesidades cambiantes de los ciudadanos y las empresas europeas. Promovemos pagos instantáneos paneuropeos seguros.

Lo que está en juego es nada menos que el futuro del dinero. A medida que el dinero privado se vuelve digital, el dinero soberano también debe reinventarse. Esto requiere que el dinero del banco central permanezca disponible en todas las circunstancias, en forma de efectivo, por supuesto, pero también potencialmente como un euro digital.

Queremos permitir que las personas elijan su forma de pago preferida sin tener que comprometer sus expectativas de pagos rápidos, seguros, inclusivos y sin problemas. Este es nuestro objetivo hoy y seguirá siendo nuestro objetivo en el futuro.

Estimado lector, si compartes este artículo en tus Redes Sociales nos estarás ayudando a crear más contenido educativo en español. ¡Gracias por tu apoyo!

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.

ELECCIONES DE CRIPTOMUNDO HOY

Lo Último

Recibe lo último
del CriptoMundo

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte. No recibirás spam ni correos no deseados.

Algo salió mal.