24.5 C
New York
domingo, junio 26, 2022

Por qué las criptomonedas no reguladas podrían desencadenar una crisis financiera

Iwa Salami, Universidad de East London

El precio de bitcoin alcanzó los $ 17,000 a fines del año pasado y, aunque la criptomoneda se ha desplomado desde entonces, hay indicios de que la ausencia de regulación puede dañar a los inversores y desencadenar la próxima crisis financiera.

A pesar de la loable tecnología blockchain y las grandes oportunidades que ofrece para permitir transacciones más rápidas, se pueden asociar numerosos problemas con sus productos, como bitcoin y otras criptomonedas, si se retrasa la regulación. Como he argumentado anteriormente, las medidas globales para el uso de la moneda digital deberían entrar en vigor rápidamente.

Sin embargo, vale la pena considerar cómo el mercado de las criptomonedas ha crecido fuera de cualquier marco regulatorio concreto que genera una serie de riesgos potenciales.

Dinero

Para que una criptomoneda funcione como dinero, debe cumplir con tres requisitos.

Primero, debería actuar como un medio de intercambio mediante el cual la gente pueda usarlo para comprar y vender. Esta es la característica más prometedora de la tecnología blockchain, ya que facilita las transacciones entre pares en varias industrias.

En segundo lugar, debe ser una reserva de valor. Sin embargo, debido a la volatilidad del precio de bitcoin, no cumple con este requisito. Según un informe de Goldman Sachs, bitcoin era seis veces más volátil que el oro en 2017.

En tercer lugar, debe ser una unidad de cuenta; en otras palabras, debe usarse para representar el valor real o el costo de un artículo. Nuevamente, debido a su volatilidad, solo unas pocas empresas están actualmente preparadas para aceptar bitcoins antes de conocer los detalles del equivalente en moneda fiduciaria.

Es importante destacar que las criptomonedas no tendrían que clasificarse como dinero para que puedan desencadenar una crisis financiera. Simplemente deben tratarse o negociarse como valores financieros y / o materias primas, y para que suficientes instituciones financieras de importancia sistémica los mantengan y comercialicen cuando se produce una recesión, como fue el caso de la crisis financiera de 2008.

Seguridad financiera

Bitcoin y otras criptomonedas operan de muchas maneras, como una garantía financiera, como una acción o un producto básico. Aquí, han sido utilizados principalmente por startups de blockchain como un medio para financiar proyectos o ideas comerciales mediante la emisión de «tokens» digitales a los suscriptores que pagan utilizando mecanismos que incluyen criptomonedas prominentes, como bitcoin o ether, o mediante moneda fiduciaria para adquirir una propiedad. intereses en el negocio o proyecto.

Algunas empresas lo han utilizado como mecanismo para obtener financiación para iniciar negocios. A estas nuevas empresas les habría resultado casi imposible obtener financiación a través del método tradicional de oferta pública inicial (OPI), debido a requisitos reglamentarios que probablemente no habrían podido cumplir.

En una OPI, las empresas deben cotizar en una bolsa de valores nacional y, para hacerlo, deben cumplir con los requisitos del prospecto, incluida la divulgación de sus cuentas. Este método está diseñado para proteger a los inversores minoristas y preservar la integridad del mercado.

Al omitir cualquier requisito para acceder a financiamiento del público a través de intercambios o intermediarios, resulta más barato, rápido y fácil para las nuevas empresas recaudar fondos para financiar sus negocios. Las startups de blockchain han recaudado más de US $ 1,5 mil millones en fondos a través de ICO (ofertas iniciales de monedas) desde principios de 2017.

Sin embargo, las ICO no reciben el mismo escrutinio regulatorio que las OPI. En cambio, se espera que una empresa que busque financiamiento a través de una ICO distribuya un libro blanco que establezca los objetivos básicos del negocio, el costo de establecerlo y cómo se haría. Y eso es.

Pero debido a que la empresa es una empresa blockchain y la emisión se realiza en ese libro de transacciones digital, la identidad de quienes se suscriben a los tokens está oculta. La verdadera identidad de la empresa emisora ​​también puede ocultarse independientemente de las declaraciones en el libro blanco, lo que representa una amenaza potencial para los suscriptores.

Como las verdaderas identidades de las partes son en gran parte desconocidas y como la regulación dentro de este espacio es escasa, las empresas que buscan financiamiento de esta manera actualmente no están obligadas a conocer a sus suscriptores bajo, por ejemplo, los requisitos contra el lavado de dinero (AML). Lo que hace que estas plataformas sean un blanco fácil para los malhechores.

Mercancía

Bitcoin no tiene valor intrínseco y el aumento de su precio en diciembre de 2017 fue impulsado en gran medida por la especulación. Esto también está asociado con el argumento de que es una burbuja, que es cuando un activo se cotiza a un precio que supera con creces el valor intrínseco. Es necesario que suceda muy poco antes de que estalle la burbuja, como la introducción de más regulaciones u otro truco de un importante intercambio de criptomonedas.

Pero si la burbuja estalla, ¿podría desencadenar una crisis financiera de la misma magnitud que la de 2008? Dependería de si las criptomonedas y sus derivados pueden representar un riesgo sistémico para el sistema financiero. Y es una posibilidad.

En 2007, la caída en el valor de los valores respaldados por hipotecas en los EE. UU. Y sus derivados derivados en poder de las instituciones financieras dieron lugar a una crisis crediticia entre los bancos que precipitó la crisis financiera un año después.

Regreso al futuro
El interés de las instituciones financieras en los contratos de derivados de bitcoins resalta inquietantes recordatorios de un pasado no muy lejano.

Vendiendo manzanas fuera de la Bolsa de Valores de Nueva York el 30 de septiembre de 2008, el día después de la caída récord de 777 puntos en el Dow Jones. Shutterstock

Este escenario puede descartarse sobre la base de que, en este momento, las criptomonedas no presentan tal riesgo porque no son convencionales. Pero está claro que un número cada vez mayor de instituciones financieras de importancia sistémica se dedican al comercio de criptomonedas como bitcoin. Una vez que las criptomonedas se vuelvan más comunes, las tornas podrían cambiar muy rápidamente y la exposición a la moneda digital podría representar un riesgo sistémico.

La conversación Vale la pena recordar que parte de la razón fundamental para el inicio de la moneda digital incluyó la insatisfacción con los bancos y otras instituciones financieras. Y no es de extrañar que Bitcoin se haya desarrollado dentro de un año de la crisis crediticia. Si bien la introducción de las criptomonedas ha sido posiblemente una «panacea» para la prevención de una crisis financiera de la escala de 2008, aún puede conducir a la próxima crisis financiera si se retrasa la regulación.

Iwa Salami, profesora titular de derecho y regulación financiera, Universidad de East London

Estimado lector, si compartes este artículo en tus Redes Sociales nos estarás ayudando a crear más contenido educativo en español. ¡Gracias por tu apoyo!

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.

ELECCIONES DE CRIPTOMUNDO HOY

Lo Último

Recibe lo último
del CriptoMundo

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte. No recibirás spam ni correos no deseados.

Algo salió mal.