27.8 C
New York
viernes, agosto 12, 2022

Las monedas estables presentan nuevos dilemas para los reguladores a medida que se avecina la adopción masiva

A close look at the policy issues relating to the potential impact of stablecoins on financial systems and economies around the world.

Las monedas estables presentan desafíos peculiares para los reguladores. Aunque no existe una definición única y acordada de una moneda estable, el denominador común de las definiciones comúnmente utilizadas es que las monedas estables están diseñadas para mantener un valor estable en relación con una moneda, activo o grupo específico de dichas monedas / activos. Se contrastan con las criptomonedas regulares, que no tienen tal mecanismo de estabilidad y cuyos valores tienden a fluctuar, a veces incluso sustancialmente.

Las monedas estables no denotan una categoría uniforme, pero representan una variedad de instrumentos criptográficos que pueden variar significativamente en términos legales, técnicos, funcionales y económicos. A pesar de su nombre, es importante destacar que este activo no garantiza la estabilidad, que depende de las características específicas del diseño y los mecanismos de gobernanza.

Atención regulatoria a las monedas estables

Las monedas estables han ido en aumento desde 2014, cuando se lanzó la primera moneda estable, Tether (USDT), y aunque se han convertido en un activo digital importante en el ecosistema blockchain en unos pocos años, no han atraído mucha atención regulatoria. Esto cambió abruptamente con el anuncio del proyecto Libra en junio de 2019 por la Asociación Libra, de la cual Facebook es una de las empresas fundadoras.

Casi de inmediato, muchas autoridades financieras de todo el mundo, incluida la Junta de Estabilidad Financiera, el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra, la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, emitieron declaraciones sólidas sobre Libra, donde el colectivo el sentimiento fue cautela y preocupación, destacando los graves riesgos potenciales.

El potencial de Libra para convertirse en global y acceder a miles de millones de usuarios a través de una plataforma de red social centrada en el usuario reveló una dimensión completamente nueva para las monedas estables. El impacto potencial de una solución de pago global pero rápida, barata, fácil y sin problemas a través de una plataforma que ya está perfectamente integrada en la vida de la población mundial sería de gran alcance. Las autoridades se han dado cuenta de que este activo criptográfico merece una atención especial, debido a su escala potencial, ausencia de fronteras e impacto en las economías y los sistemas financieros.

En los meses siguientes, organismos como el BCE, el G7, el FSB, el Grupo de Trabajo de Acción Financiera y la Organización Internacional de Comisiones de Valores elaboraron muchos informes y documentos oficiales que analizaban las monedas estables. En su mayoría, destacaron los riesgos y desafíos, incluidos los riesgos para la estabilidad financiera y las preocupaciones sobre la protección del consumidor y el inversor, la lucha contra el blanqueo de capitales, la lucha contra la financiación del terrorismo, la protección de datos, la integridad del mercado y la soberanía monetaria, así como cuestiones de competencia, política monetaria, ciberseguridad, resiliencia operativa e incertidumbres regulatorias.

Entre la gran cantidad de declaraciones e informes oficiales, la Asociación Libra anunció un proyecto rediseñado Libra 2.0 en abril de 2020, y poco después, la moneda fue rebautizada como Diem, en un esfuerzo por distanciarla de las controversias que rodean a Libra.

Stablecoins y Estados Unidos

En Estados Unidos, la Oficina del Contralor de la Moneda contribuyó activamente al debate, publicando tres cartas interpretativas relacionadas con los activos digitales. La primera carta de julio de 2020 concluyó que los bancos nacionales pueden mantener activos digitales en custodia en nombre de sus clientes. La segunda carta de septiembre de 2020 concluyó que los bancos nacionales pueden mantener cuentas de reserva de monedas estables en nombre de sus clientes. Finalmente, la última carta emitida en enero de 2021 otorgó efectivamente permiso a los bancos nacionales y las asociaciones de ahorro federales para participar como nodos en las redes de verificación de nodos independientes (una forma común de las cuales es un libro mayor distribuido) y usar monedas estables para facilitar las actividades de pago y otras funciones. .

La OCC reconoce que, al igual que otros sistemas de valor almacenados electrónicamente, las monedas estables son representaciones electrónicas de la moneda. En lugar de que el valor se almacene de una manera más tradicional, se representa en una moneda estable, pero esto constituye solo una distinción tecnológica y no afecta la actividad subyacente ni su permisibilidad. Para abordar los riesgos potenciales, los bancos deben actuar de acuerdo con los requisitos reglamentarios y de cumplimiento existentes, al mismo tiempo que se mantienen consistentes con las leyes aplicables y las prácticas bancarias seguras.

Estimado lector, si compartes este artículo en tus Redes Sociales nos estarás ayudando a crear más contenido educativo en español. ¡Gracias por tu apoyo!

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.

ELECCIONES DE CRIPTOMUNDO HOY

Lo Último

Recibe lo último
del CriptoMundo

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte. No recibirás spam ni correos no deseados.

Algo salió mal.