17.5 C
New York
jueves, junio 17, 2021

La psicología de los ciclos del mercado

¿Qué es la psicología del mercado?

La psicología del mercado es la idea de que los movimientos de un mercado reflejan (o están influenciados por) el estado emocional de sus participantes. Es uno de los principales temas de la economía del comportamiento, un campo interdisciplinario que investiga los diversos factores que preceden a las decisiones económicas.

Muchos creen que las emociones son la principal fuerza impulsora detrás de los cambios de los mercados financieros. Y que el sentimiento general fluctuante de los inversores es lo que crea los llamados ciclos psicológicos del mercado.
En resumen, el sentimiento del mercado es el sentimiento general que tienen los inversores y comerciantes con respecto a la acción del precio de un activo. Cuando el sentimiento del mercado es positivo y los precios suben continuamente, se dice que hay una tendencia alcista (a menudo denominada mercado alcista). Lo opuesto se denomina mercado bajista, cuando hay una disminución continua de los precios.

Por lo tanto, el sentimiento se compone de las opiniones y sentimientos individuales de todos los comerciantes e inversores dentro de un mercado financiero. Otra forma de verlo es como un promedio del sentimiento general de los participantes del mercado.

Pero, al igual que con cualquier grupo, ninguna opinión es completamente dominante. Según las teorías de la psicología del mercado, el precio de un activo tiende a cambiar constantemente en respuesta al sentimiento general del mercado, que también es dinámico. De lo contrario, sería mucho más difícil hacer un intercambio exitoso.

En la práctica, cuando el mercado sube, es probable que se deba a una actitud de mejora y confianza entre los comerciantes. Un sentimiento positivo del mercado hace que la demanda aumente y la oferta disminuya. A su vez, el aumento de la demanda puede provocar una actitud aún más fuerte. Del mismo modo, una fuerte tendencia bajista tiende a crear un sentimiento negativo que reduce la demanda y aumenta la oferta disponible.

¿Cómo cambian las emociones durante los ciclos del mercado?

Tendencia alcista

Todos los mercados atraviesan ciclos de expansión y contracción. Cuando un mercado está en una fase de expansión (un mercado alcista), hay un clima de optimismo, fe y codicia. Normalmente, estas son las principales emociones que conducen a una fuerte actividad de compra.

Es bastante común ver una especie de efecto cíclico o retroactivo durante los ciclos del mercado. Por ejemplo, el sentimiento se vuelve más positivo a medida que suben los precios, lo que hace que el sentimiento se vuelva aún más positivo, impulsando el mercado aún más.

A veces, un fuerte sentido de codicia y creencia se apodera del mercado de tal manera que se puede formar una burbuja financiera. En tal escenario, muchos inversores se vuelven irracionales, pierden de vista el valor real y compran un activo solo porque creen que el mercado seguirá subiendo.

Se vuelven codiciosos y sobrevalorados por el impulso del mercado, con la esperanza de obtener ganancias. A medida que el precio se extiende demasiado al alza, se crea el techo local. En general, se considera que es el punto de máximo riesgo financiero.

En algunos casos, el mercado experimentará un movimiento lateral durante un tiempo a medida que los activos se vayan vendiendo gradualmente. Esto también se conoce como etapa de distribución. Sin embargo, algunos ciclos no presentan una etapa de distribución clara y la tendencia bajista comienza poco después de que se alcanza la cima.

Tendencia a la baja

Cuando el mercado comienza a girar en sentido contrario, el estado de ánimo eufórico puede convertirse rápidamente en complacencia, ya que muchos operadores se niegan a creer que la tendencia alcista ha terminado. A medida que los precios continúan bajando, la confianza del mercado se mueve rápidamente hacia el lado negativo. A menudo incluye sentimientos de ansiedad, negación y pánico.

En este contexto, podemos describir la ansiedad como el momento en que los inversores comienzan a cuestionar por qué el precio está bajando, lo que pronto conduce a la etapa de negación. El período de negación está marcado por una sensación de no aceptación. Muchos inversores insisten en mantener sus posiciones perdedoras, ya sea porque “es demasiado tarde para vender” o porque quieren creer que “el mercado volverá pronto”.

Pero a medida que los precios caen aún más, la ola de ventas se fortalece. En este punto, el miedo y el pánico a menudo conducen a lo que se llama una capitulación del mercado (cuando los tenedores se rinden y venden sus activos cerca del fondo local).

Finalmente, la tendencia bajista se detiene a medida que la volatilidad disminuye y el mercado se estabiliza. Por lo general, el mercado experimenta movimientos laterales antes de que los sentimientos de esperanza y optimismo comiencen a surgir nuevamente. Este período lateral también se conoce como etapa de acumulación.

¿Cómo utilizan los inversores la psicología del mercado?

Suponiendo que la teoría de la psicología del mercado es válida, comprenderla puede ayudar a un operador a entrar y salir de posiciones en momentos más favorables. La actitud general del mercado es contraproducente: el momento de mayor oportunidad financiera (para un comprador) suele llegar cuando la mayoría de la gente está desesperada y el mercado está muy bajo. Por el contrario, el momento de mayor riesgo financiero a menudo surge cuando la mayoría de los participantes del mercado están eufóricos y confiados en exceso.

Por lo tanto, algunos comerciantes e inversores intentan leer el sentimiento de un mercado para detectar las diferentes etapas de sus ciclos psicológicos. Idealmente, usarían esta información para comprar cuando hay pánico (precios más bajos) y vender cuando hay codicia (precios más altos). Sin embargo, en la práctica, reconocer estos puntos óptimos rara vez es una tarea fácil. Lo que podría parecer que el fondo local (soporte) puede no mantenerse, lo que lleva a mínimos aún más bajos.

Análisis técnico y psicología de mercado

Es fácil mirar hacia atrás en los ciclos del mercado y reconocer cómo cambió la psicología general. El análisis de datos anteriores hace que sea obvio qué acciones y decisiones habrían sido las más rentables.

Sin embargo, es mucho más difícil comprender cómo cambia el mercado a medida que avanza, y aún más difícil predecir lo que vendrá después. Muchos inversores utilizan el análisis técnico (TA) para intentar anticipar hacia dónde es probable que se dirija el mercado.

En cierto sentido, podemos decir que los indicadores de AT son herramientas que se pueden utilizar al intentar medir el estado psicológico del mercado. Por ejemplo, el indicador del Índice de fuerza relativa (RSI) puede sugerir cuándo un activo está sobrecomprado debido a un fuerte sentimiento positivo del mercado (por ejemplo, codicia excesiva).

El MACD es otro ejemplo de un indicador que puede usarse para detectar las diferentes etapas psicológicas de un ciclo de mercado. En resumen, la relación entre sus líneas puede indicar cuándo está cambiando el impulso del mercado (por ejemplo, la fuerza de compra se está debilitando).

Bitcoin y la psicología del mercado

El mercado alcista de Bitcoin de 2017 es un claro ejemplo de cómo la psicología del mercado afecta los precios y viceversa. De enero a diciembre, Bitcoin subió de aproximadamente $ 900 a su máximo histórico de $ 20,000. Durante el aumento, la confianza del mercado se volvió cada vez más positiva. Miles de nuevos inversores subieron a bordo, atrapados en la emoción del mercado alcista. El FOMO, el optimismo excesivo y la codicia hicieron subir rápidamente los precios, hasta que no fue así.

La inversión de tendencia comenzó a tener lugar a fines de 2017 y principios de 2018. La siguiente corrección dejó a muchos de los que se incorporaron tarde con pérdidas significativas. Incluso cuando la tendencia bajista ya estaba establecida, la falsa confianza y la complacencia hicieron que muchas personas insistieran en el HODLing.

Unos meses más tarde, el sentimiento del mercado se volvió muy negativo ya que la confianza de los inversores alcanzó un mínimo histórico. El FUD y el pánico hicieron que muchos de los que compraron cerca de la cima vendieran cerca de la base, incurriendo en grandes pérdidas. Algunas personas se desilusionaron con Bitcoin, aunque la tecnología era esencialmente la misma. De hecho, se está mejorando continuamente.

Sesgos cognitivos

Los sesgos cognitivos son patrones de pensamiento comunes que a menudo hacen que los humanos tomen decisiones irracionales. Estos patrones pueden afectar tanto a los comerciantes individuales como al mercado en su conjunto. Algunos ejemplos comunes son:

Sesgo de confirmación: tendencia a sobrevalorar la información que confirma nuestras propias creencias, mientras ignoramos o descartamos información que va en contra de ellas. Por ejemplo, los inversores en un mercado alcista pueden centrarse más en las noticias positivas, mientras ignoran las malas noticias o las señales de que la tendencia del mercado está a punto de revertirse.

Aversión a las pérdidas: la tendencia común de los seres humanos a temer las pérdidas más de lo que disfrutan de las ganancias, incluso si la ganancia es similar o mayor. En otras palabras, el dolor de una pérdida suele ser más doloroso que el gozo de una ganancia. Esto puede hacer que los traders pierdan buenas oportunidades o entren en pánico al vender durante los períodos de capitulación del mercado.

Efecto de dotación: esta es la tendencia de las personas a sobrevalorar las cosas que poseen, simplemente porque las poseen. Por ejemplo, es más probable que un inversor que posee una bolsa de criptomonedas crea que tiene valor que un no-acuñador.

Conclusiones finales

La mayoría de los comerciantes e inversores están de acuerdo en que la psicología tiene un impacto en los precios y ciclos del mercado. Aunque los ciclos psicológicos del mercado son bien conocidos, no siempre son fáciles de manejar. Desde la Tulip Mania holandesa en el siglo XVII hasta la burbuja de las puntocom en los 90, incluso los comerciantes expertos han luchado por separar su propia actitud del sentimiento general del mercado. Los inversores se enfrentan a la difícil tarea de comprender no solo la psicología del mercado, sino también su propia psicología y cómo eso está afectando su proceso de toma de decisiones.

Estimado lector, si compartes este artículo en tus Redes Sociales nos estarás ayudando a crear más contenido educativo en español. ¡Gracias por tu apoyo!

Suscríbete gratis y recibe las más importantes noticias,
guías de aprendizaje y señales de trading en vivo!

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.

- Anuncio -

Lo Último

Recibe lo último
del CriptoMundo

Suscríbete gratis y recibe las más importantes noticias, guías de aprendizaje y señales de trading en vivo!

Gracias por suscribirte. No recibirás spam ni correos no deseados.

Algo salió mal.