23 C
New York
domingo, junio 26, 2022

El regreso de Mt. Gox: una actualización

Una historia resumida del hackeo más famoso de las criptomonedas, incluida la batalla legal, los detalles de la compensación de los acreedores y las implicaciones duraderas.

Mt. Gox: ¿de dónde vino?

Lanzado por primera vez en 2010 por el programador estadounidense Jed McCaleb y luego comprado por el desarrollador francés Mark Karpelès, Mt. Gox fue uno de los intercambios más grandes del mundo durante los primeros días de la criptografía. En un momento, Mt Gox fue responsable de más del 70 % de las transacciones de Bitcoin (BTC) en todo el mundo.

Sin embargo, desde sus inicios, Mt. Gox tuvo problemas de seguridad. En 2011, los piratas informáticos utilizaron credenciales robadas para transferir Bitcoin de algunas de las billeteras del intercambio. En otro caso, los piratas informáticos obtuvieron acceso a los sistemas internos de Mt. Gox y cambiaron el precio de BTC, lo que resultó en una avalancha de transacciones fraudulentas antes de que se pudiera solucionar el problema.

Sin embargo, el incidente que puso a Mt. Gox en los libros de historia ocurrió a principios de 2014, cuando se supo que los piratas informáticos habían robado 750.000 Bitcoin a los usuarios de Mt. Gox y aproximadamente 100.000 Bitcoin a la propia empresa. El total de BTC robado ahora vale decenas de miles de millones.

Más tarde se supo que la mayoría o la totalidad de los fondos que faltaban se estaban extrayendo de la billetera caliente de Mt. Gox con el tiempo, a partir de fines de 2011. Desde entonces, esta falla se ha atribuido a la disfunción organizacional, las prácticas de seguridad deficientes y la mala gestión impulsada por Karpelès.

Las consecuencias de Mt. Gox

Mt. Gox fue un momento de Lehman Brothers para el espacio de las criptomonedas. Y, la escala histórica del hackeo presentó una amenaza casi existencial para Bitcoin en ese momento, lo que provocó que muchos se preguntaran si el activo digital relativamente no probado tenía futuro.

El hackeo de Mt. Gox también tuvo un gran impacto en los inversores individuales. En total, el incidente creó cerca de 127 000 acreedores (este número se redujo más tarde a 25 000), algunos de los cuales protestaron frente a la sede de la empresa en Tokio. Después del hackeo, el intercambio cesó sus operaciones y se declaró en bancarrota, reclamando una deuda de $ 63,6 millones.

La implosión de Mt. Gox no solo costó a sus usuarios cientos de miles de BTC, sino que también hizo caer temporalmente el precio, dañó la reputación del criptoespacio y atrajo un nuevo nivel de atención por parte de los reguladores y las fuerzas del orden.

Mt. Gox después de la bancarrota

A raíz del incidente, se nombró un fideicomisario para rastrear los activos y ayudar a facilitar los reclamos encabezados por el abogado japonés Nobuaki Kobayashi. Sin embargo, rápidamente quedó claro que la ley de quiebras existente tendría dificultades para cubrir adecuadamente el caso y que la tensión entre el síndico y los acreedores sería inevitable.

Aproximadamente un mes después de que el ataque se hizo público y el sitio web de Mt. Gox se desconectó, se descubrieron aproximadamente 200 000 BTC en una billetera que se usó antes de 2011. Esto brindó esperanza a quienes habían perdido dinero, pero aún dejó 650 000 BTC sin contabilizar.

Poco después, la bolsa renunció a los planes de reconstrucción bajo protección por bancarrota, en lugar de pedir permiso a la corte para liquidar. Mt Gox también se vio rápidamente afectado por demandas de clientes que agravaron su demanda en curso con CoinLab Inc., un ex socio que se suponía que manejaría las operaciones en América del Norte para el intercambio. En 2013, CoinLab presentó una demanda de $75 millones contra Mt. Gox, alegando incumplimiento de contrato.

Dada la cantidad de partes involucradas y la naturaleza multinacional del caso, procesar la quiebra de Mt. Gox siempre iba a ser difícil. Lo que siguió fue una lucha legal prolongada y desordenada. Uno de los temas más polémicos fue el hecho de que, según la ley de quiebras japonesa, cualquier excedente de dinero recuperado iría a los accionistas de Mt. Gox, incluido Karpelès.

Para evitar esto, el caso pasó del procedimiento de quiebra a la rehabilitación civil, por lo que todos los ingresos irían a los acreedores. Pero para algunas personas, las cosas no se movían lo suficientemente rápido. De hecho, frustrados por la falta de progreso, algunos acreedores eligen vender sus reclamos con un descuento en lugar de esperar a que termine la saga.

El mismo Karpelès fue arrestado en 2015 por la policía japonesa y acusado de manipular el sistema informático Mt. Gox. Para 2019, Karpelès fue declarado culpable de alterar los registros financieros, falsificando efectivamente los datos para aumentar las tenencias de la bolsa, y recibió una sentencia suspendida de 2,5 años. Fue declarado no culpable de delitos más graves como malversación de fondos y tampoco fue acusado en relación con el hackeo.

Situación actual

El litigio del caso de Mt. Gox ha sido lento por muchas razones, pero uno de los principales puntos conflictivos fue el reclamo de CoinLab sobre los activos de Mt. Gox, que se había disparado a $ 16 mil millones a lo largo de los años. Sin embargo, a principios de 2021, se informó que CoinLab había llegado a un acuerdo con el fideicomisario y que hasta el 90 % de los BTC restantes involucrados en los procedimientos se ofrecerían a los acreedores.

Este acuerdo indicaba que el final finalmente podría estar a la vista. Poco después de eso, se propuso un plan de rehabilitación actualizado en una junta de acreedores que establecía un plan para compensar a las víctimas. En mayo de 2021, un tribunal de distrito de Tokio aprobó la versión revisada del plan, lo que abrió las puertas a la votación sobre los detalles exactos del reembolso.

En otra reunión de acreedores en octubre de 2021, se anunció que el plan de rehabilitación había sido aceptado por el 83 % de los acreedores y que se pagarían miles de millones de dólares. Según se informa, el pago propuesto compensaría a los reclamantes en yenes japoneses, Bitcoin o Bitcoin Cash. Está previsto que el plan finalice en noviembre de 2021, y los acreedores podrán proporcionar detalles para recibir el pago y finalmente lograr el cierre.

El legado de Mt. Gox

Aunque Mt Gox no es el único intercambio que sufre serios problemas de seguridad, se destaca del resto en términos de notoriedad. La industria de las criptomonedas tardó años en recuperarse del daño a la reputación causado por este evento. También proporcionó un llamado a la acción dramático para los intercambios centralizados para mejorar sus sistemas de seguridad y para que los usuarios avancen hacia la auto-custodia.

El capítulo final de la historia de Mt. Gox también podría tener implicaciones para el mercado actual. Según los informes, la suma total en poder del fideicomisario para el intercambio difunto está valorada en más de $ 9 mil millones, teniendo en cuenta los recientes aumentos de precios. Siempre que llegue el pago final de Mt. Gox, es probable que siga la volatilidad a medida que los acreedores toman algunas de las ganancias esperadas desde hace mucho tiempo. Es un evento del que todo inversionista en criptomonedas debería estar al tanto.

Estimado lector, si compartes este artículo en tus Redes Sociales nos estarás ayudando a crear más contenido educativo en español. ¡Gracias por tu apoyo!

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.

ELECCIONES DE CRIPTOMUNDO HOY

Lo Último

Recibe lo último
del CriptoMundo

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte. No recibirás spam ni correos no deseados.

Algo salió mal.