24.3 C
New York
domingo, julio 3, 2022

Determine sus objetivos de inversión

Nuestra relación con el dinero comienza a una edad temprana cuando notamos que los miembros de la familia intercambian monedas o billetes por todo tipo de cosas que nos gustan. El poder y la autoridad del dinero aumentan cuando obtenemos nuestra primera asignación o una tarea pagada. Estas primeras experiencias fomentan hábitos y creencias que perduran durante toda su vida. Sus desafíos se multiplican a medida que nos acercamos a la edad adulta y se nos anima a pedir préstamos para pagar la universidad o comprar un automóvil.

Las figuras de los padres marcan la pauta para las metas de inversión a temprana edad, enseñándonos a retrasar la gratificación hasta que podamos romper la alcancía, permitiendo que esas monedas compren videojuegos, ropa o equipo. La íntima conexión entre inversión y estilo de vida se vuelve más sofisticada a medida que pasan los años. La culminación de su vida laboral es una jubilación cómoda o una lucha para llegar a fin de mes.

Cómo se cruzan los objetivos de vida y de inversión

Los objetivos de inversión se dividen en tres ramas, según la edad, los ingresos y las perspectivas. La edad se puede subdividir en tres segmentos distintos: joven y principiante, de mediana edad y formación familiar y anciano y autodirigido. Estas clasificaciones a menudo fallan en la edad apropiada, ya que los de mediana edad buscan inversiones por primera vez o los ancianos se ven obligados a presupuestar rigurosamente, ejerciendo la disciplina de la que carecían cuando eran adultos jóvenes.

Los ingresos proporcionan el punto de partida natural para los objetivos de inversión porque no puede invertir lo que no tiene. El primer trabajo profesional emite una llamada de atención para muchos jóvenes, lo que obliga a tomar decisiones sobre contribuciones al 401 (k), cuentas de ahorro o del mercado monetario y cambios en el estilo de vida necesarios para equilibrar la creciente riqueza con la gratificación retrasada. Es común experimentar contratiempos durante este período, quedarse atascado en el alquiler de la casa y los pagos del automóvil sobrevalorados u olvidar que mamá y papá ya no están pagando la factura mensual de la tarjeta de crédito.

Outlook describe el campo de juego en el que operamos durante nuestra vida y las decisiones que tomamos que afectan la gestión del patrimonio. La planificación familiar se encuentra en la parte superior de la lista para la mayoría de las personas, y las parejas deciden cuántos hijos quieren, sus vecindarios preferidos y cuántos asalariados se necesitarán para alcanzar esos objetivos. Las expectativas de carrera encajan en estos cálculos, con los altamente educados pasando a años de mayor poder de ganancias mientras otros están atrapados en trabajos sin futuro, obligados a recortar para llegar a fin de mes.

Los objetivos de inversión se convierten en objetivos móviles para muchas personas, con planes cuidadosamente diseñados que se topan con obstáculos en forma de despidos, embarazos no planificados, problemas de salud y la necesidad de cuidar a los padres ancianos. Esos desafíos inesperados exigen una dosis de realismo al elegir las asignaciones 401 (k) o decidir cómo gastar un bono de fin de año, con el viejo axioma de «ahorrar para un día lluvioso» ignorado por muchas personas hasta que es demasiado tarde.

Afortunadamente, nunca es demasiado tarde para convertirse en inversor. Es posible que tenga 40 años antes de darse cuenta de que la vida avanza más rápido de lo esperado, lo que requiere contemplar la vejez y la jubilación. El miedo puede dominar su pensamiento si espera tanto tiempo para establecer objetivos de inversión, pero eso está bien si agrega un sentido de urgencia a la gestión patrimonial. Todas las inversiones comienzan con el primer dólar reservado para ese propósito, independientemente de su edad, ingresos o perspectivas. Por supuesto, quienes invierten durante décadas tienen una gran ventaja, mientras que su creciente riqueza les permite disfrutar de los frutos de sus hábitos de ahorro.

Configurar un flujo de trabajo de objetivos de inversión

Los objetivos de inversión abordan tres temas principales relacionados con el dinero y la administración del dinero. Primero, se cruzan con un plan de vida que involucra nuestros procesos de pensamiento de formas inesperadas. En segundo lugar, generan responsabilidad, lo que nos obliga a revisar el progreso de forma periódica, invocando la disciplina cuando es necesario para mantener el rumbo. En tercer lugar, generan motivación que impacta en nuestro yo no financiero de maneras positivas que pueden mejorar la salud y la perspectiva mental.

Una vez establecido, el plan de inversión lo obliga a pensar en los sacrificios que deben hacerse y los presupuestos que deben equilibrarse, entendiendo que la demora o el fracaso tendrán un impacto directo e inmediato en su riqueza y estilo de vida. Este proceso induce el pensamiento y la planificación a largo plazo, lo que le permite abandonar un enfoque práctico y establecer una lista de prioridades para las cosas de la vida que realmente valora.

Utilice estados de cuenta mensuales o trimestrales para revisar el progreso y volver a comprometerse con su plan de vida elegido, haciendo pequeños ajustes en lugar de grandes cambios cuando el flujo de dinero mejora o se deteriora. Revise sus declaraciones anuales de forma periódica y disfrute viendo crecer su patrimonio sin intervención directa o un cheque de vacaciones de la abuela. Aprenda a lidiar con la pérdida de períodos de una manera madura, utilizando la tinta roja para generar paciencia mientras reexamina cómo su toma de decisiones puede haber afectado esos rendimientos negativos.

La Asociación Australiana de Inversores recomienda utilizar el formato SMART al establecer objetivos de inversión.1 Estos son los elementos:

  • Específico: haga que cada objetivo sea claro y específico
  • Medible: encuadre cada objetivo para que sepa cuándo lo ha logrado
  • Alcanzable: debe tomar medidas prácticas para lograr un objetivo
  • Relevante: determine si sus metas se relacionan con su vida y son realistas
  • Basado en el tiempo: asigne un período de tiempo a cada objetivo para que pueda realizar un seguimiento del progreso

Empiece por escribir un documento o diario que enumere cada objetivo de inversión y cómo medirá el progreso. Enumere tantos detalles como sea posible, considerando tanto los objetivos a corto como a largo plazo. Digamos que quiere ahorrar para la jubilación, pero también planea ser propietario de una casa en un vecindario seguro, con suficiente dinero en efectivo para unas vacaciones ocasionales. Ahora revise su situación financiera actual, y observe qué tan bien o mal ha manejado el dinero hasta este punto y los pasos que está dispuesto a tomar para lograr esa lista de metas.

Puede ser prematuro considerar las acciones prácticas requeridas o los marcos de tiempo necesarios para marcar el progreso si sus objetivos de inversión son poco realistas, extravagantes o no coinciden con su poder de ganancias actual o esperado. Por supuesto, puede soñar con satisfacer los deseos de la vida, pero la planificación de inversiones requiere una brutal verificación de la realidad antes de ejecutar el plan de acción necesario. En pocas palabras, si el plan no coincide con su realidad o sus objetivos, deséchelo y comience de nuevo. Concéntrese en pasos de bebé en lugar de ensoñar despierto.

Una pequeña contribución al 401 (k) puede ser todo lo que se necesita para poner en marcha el plan de inversión durante su infancia. Los empleadores a veces igualan su contribución a un cierto nivel, lo que le permite eventualmente pensar en una planificación más sofisticada. Los asesores financieros recomiendan que asigne el máximo permitido siempre que sea posible, aunque eso no es realista para muchos jóvenes que recién comienzan en sus carreras. Esto es especialmente cierto con la enorme carga de préstamos estudiantiles en que incurren las personas nacidas después de 1990.

Gestión de marcos de tiempo

Divida los objetivos de inversión en segmentos de corto, mediano y largo plazo siempre que sea posible, haciendo coincidir las etapas naturales de la vida de la juventud, la mediana edad y la tercera edad. La alineación de las cuentas bancarias y de corretaje a plazos cortos e intermedios también tiene sentido, mientras que las cuentas de jubilación se centran exclusivamente en el largo plazo (se incurre en severas sanciones cuando se accede a esos fondos de forma prematura). De hecho, no hay una buena razón para aprovechar las cuentas IRA, SEP y otras cuentas de jubilación a menos que las circunstancias extremas no ofrezcan alternativas viables.

Las metas a corto e intermedio plazo también ayudan a la planificación SMART, lo que permite una revisión rápida para medir el progreso de los ahorros para el hogar, el automóvil, las vacaciones o las obligaciones familiares. La planificación a plazo intermedio también puede incluir una cuenta más generalizada, que denota el capital reservado para el inevitable «día lluvioso». Esta asignación de fondos de emergencia también puede servir como un cortafuegos entre las sorpresas de la vida y la cuenta de jubilación mucho más grande, lo que permite que ese capital quede intacto, configurado para cumplir su propósito previsto.

No se desespere si ha llegado a la mediana edad sin una planificación de inversiones porque los beneficios importantes se acumulan rápidamente cuando se inicia la tarea por primera vez. Por supuesto, será necesario ponerse al día si sus finanzas están parpadeando en tinta roja, lo que requiere cambios de estilo de vida hasta que sus ingresos igualen o superen los gastos. La gestión de la deuda será necesaria para seguir el camino correcto porque no tiene sentido ganar un 5% o un 10% anual en una cuenta de inversión cuando varias tarjetas de crédito han alcanzado sus límites con tasas de interés del 18%, 20% o 25%.

Aprender a invertir en la mediana edad tiene el beneficio de la experiencia, es decir, puede medir con mayor precisión su poder de ingresos futuros al examinar las trayectorias profesionales actuales de la familia. A menudo, es posible que los asalariados altos se pongan al día, generando riqueza de inversión rápidamente en estas circunstancias, pero es probable que aún requiera sacrificios. Lamentablemente, los ingresos a menudo se estancan hasta la mediana edad, con trabajos sin salida y carreras bloqueadas que mantienen las finanzas familiares por encima del agua pero impiden la creación de ahorros más sustanciales.

Es fundamental que las cuentas de jubilación se financien en su totalidad hasta la mediana edad y hasta el final del empleo, incluso cuando obligue a otros cambios de estilo de vida. Es probable que las cargas financieras aumenten con el tiempo, debido al aumento de los costos de atención médica y de crianza de los hijos (que pueden incluir la matrícula universitaria). Entrar en la jubilación con poco más que cheques del gobierno en la mano puede producir una ansiedad bien fundada, especialmente cuando un cónyuge ha dependido del otro durante décadas, y debe evitarse a toda costa.

Más personas están trabajando después de la edad de jubilación ahora que en cualquier momento del siglo pasado. Sin embargo, las reglas del gobierno requieren que los inversionistas comiencen a retirar fondos de las cuentas de jubilación (que no sean IRA Roth) a la edad de 70½ años.2 Junto con una mayor esperanza de vida, este requisito agrega una nueva importancia a la planificación de inversiones en los años de jubilación. Tiene mucho sentido que las personas mayores continúen acumulando riqueza a través del trabajo o la inversión hasta la muerte siempre que sea posible, especialmente si un cónyuge dependerá de los fondos como viudo o viudo.

¿Cuánto necesita ahorrar?

Los asesores financieros utilizan diferentes métricas para calcular las necesidades de jubilación. Muchos sugieren que los clientes acumulan suficientes ahorros durante su vida laboral para reemplazar el 70-85% de los ingresos previos a la jubilación. Algunos incluso recomiendan el 100% o más para generar el capital necesario para dedicarse a un pasatiempo o viajar. Estos enfoques comunes pueden estar desactualizados, dada la explosión de los baby boomers que permanecen en la fuerza laboral después de los 65 o 66 años, a menudo aceptando recortes salariales en lugar de sentarse en casa en sus mecedoras.

Fidelity Investments recomienda ahorrar al menos 1 vez sus ingresos previos a la jubilación a los 30 años, 3 veces a los 40, 7 veces a los 55 y 10 veces a los 67. Si cree que necesitará $ 100,000 por año después de jubilarse, debería tener $ 100,000 en ahorros a la edad 30, $ 300,000 a los 40 años y así sucesivamente. Estas recomendaciones asumen que los clientes ahorrarán el 15% de sus ingresos anuales todos los años a partir de los 25 años, con más del 50% de esos ahorros asignados a acciones.3 Siendo realistas, muchos jóvenes no tienen ese nivel de ingresos disponibles a la edad 25 debido a compromisos de préstamos estudiantiles o pasantías, lo que significa que se requerirá un compromiso anual más alto en una fecha de inicio posterior.

Puede ser difícil para los jóvenes concentrarse en la planificación de la jubilación, pero es relativamente fácil visualizar los años posteriores al trabajo con un autoexamen que considera su estilo de vida esperado y cómo podrían querer gastar los ahorros de toda su vida. El Employee Benefit Research Institute (EBRI) facilita esa tarea introspectiva con su Encuesta de actividades de consumo y correo (CAMS), que describe cómo los estadounidenses mayores gastan su dinero y cómo cambian esas asignaciones durante los años de la tercera edad.

Los costos de vivienda excedieron a todas las demás categorías por un amplio margen, manteniéndose en 31-36% en todos los grupos de edad. No es sorprendente que los costos de atención médica comiencen relativamente pequeños (7% a los 45 años) y más del doble hasta el 15,5% a los 75 años en adelante. En conjunto, se espera que eventualmente gaste más del 50% de los dólares de su jubilación solo para mantenerse con vida y mantener un techo sobre su cabeza.4 Ahora imagine lo difícil que es satisfacer esas necesidades simples si los ingresos se limitan a una Control de seguridad. Desafortunadamente, millones de estadounidenses enfrentan ahora ese desafío que les hace pensar en sus vidas porque no lograron establecer ni abordar sus metas de inversión en una etapa anterior de su vida.

La brecha de género dificulta que las mujeres alcancen las metas de jubilación que los hombres, según la firma de investigación Aon Hewitt. Su estudio de 2016 encontró que el 83% de las mujeres estadounidenses no estaban ahorrando lo suficiente para la jubilación, en comparación con el 74% de los hombres. Calculan que una mujer necesitará 11,5 veces su ingreso final para cubrir sus necesidades de jubilación, en comparación con 10,6 veces para un hombre. Aon Hewitt proyecta además que las mujeres necesitan trabajar un año más, hasta los 69 años, para compensar el déficit. La mayor esperanza de vida de las mujeres intensifica esta brecha de jubilación, y sus ahorros se necesitan por más años.5

Estas cifras son especialmente preocupantes porque, como señala el estudio, hombres y mujeres participan en los planes 401 (k) al mismo porcentaje del 79%, pero las mujeres reservan un promedio del 7,5% de su salario mientras que los hombres asignan un promedio del 8,7%, un déficit. empeorado por el menor poder adquisitivo promedio de las mujeres. En 2015, los saldos 401 (k) para las mujeres eran solo el 59% del total de los hombres: $ 71,060 frente a $ 119,150.5

Si bien los autores sugieren cambios en el plan para fomentar tasas de ahorro más altas, es probable que esta disparidad continúe mientras se mantenga la brecha salarial de género en el lugar de trabajo.

Cómo superar los obstáculos a la inversión

Vivimos en una cultura de derechos y esperamos una gratificación inmediata por las cosas que anhelamos, ya sea el último dispositivo tecnológico, un plato de sushi o un viaje a Las Vegas. Sin embargo, cada vez que pagamos por algo, tenemos menos dinero para gastar en otras cosas, incluidos nuestros objetivos de inversión. Lamentablemente, muchas personas carecen de la disciplina o la fuerza de voluntad para renunciar a los placeres inmediatos por la prosperidad futura, lo que genera un ciclo de retroalimentación con un gran poder destructivo a lo largo del tiempo.

Un estudio de 2015 sobre el establecimiento de metas realizado por la Dra. Gail Matthews, investigadora de la Universidad Dominicana de California en San Rafael, concluyó que los participantes de 23 a 72 años que pusieron sus metas por escrito y enviaron informes de progreso regulares a sus amigos tuvieron una “tasa de éxito mucho mayor que aquellos que mantuvieron sus metas para sí mismos «. De hecho, más del 70% de los participantes que anotaron y compartieron sus metas reportaron éxito en comparación con el 35% de aquellos que mantuvieron sus metas para sí mismos, sin escribirlas nunca.6

Este es un hallazgo notable, directamente aplicable al logro de metas y objetivos de inversión, que ofrece un camino perfecto para las personas que carecen de disciplina o fuerza de voluntad para superar esos déficits de una manera que les cambie la vida. La diversidad de edades entre los participantes también nos dice que nunca es demasiado tarde para lograr objetivos de inversión realistas siempre que estemos dispuestos a hacer un esfuerzo adicional, escribiéndolos en detalle e informando nuestro progreso a un tercero útil.

Por supuesto, incluso las personas disciplinadas pueden tener dificultades para mantenerse en el camino financiero cuando la vida les lanza una bola dura. La pérdida de empleo, el divorcio, la enfermedad u otros vientos en contra pueden poner la vida en un rumbo inesperado que impacta negativamente las ganancias y el poder de ahorro. La volatilidad también puede afectar los mercados financieros y sus ahorros, como sucedió en 2007 y 2008 cuando los inversionistas estadounidenses perdieron billones de dólares en sus cuentas de jubilación.

Los mercados bajistas y las caídas pueden ser inevitables durante las décadas entre su primera contribución y la edad de jubilación, a pesar de las estadísticas que confirman impresionantes rendimientos de acciones a largo plazo. Muchos inversores no tienen estómago para esos períodos volátiles, a menudo ignoran los buenos consejos y abandonan posiciones a largo plazo a precios de ganga. Es fácil decirnos a nosotros mismos que nos mantendremos firmes cuando llegue la próxima crisis, pero no lo sabrá con seguridad hasta que suceda.

Parejas y objetivos de inversión

La puesta en común de recursos entre marido y mujer, una pareja comprometida o parejas del mismo sexo ofrece una forma ideal de superar muchos de los desafíos que plantea el establecimiento de objetivos de inversión. Este enfoque requiere una profunda confianza porque una ruptura más adelante en la vida puede tener consecuencias devastadoras. Según la investigadora de la Universidad Estatal de Kansas, Sonya Britt, concluyó: «Los argumentos sobre el dinero (son), con mucho, el principal predictor del divorcio». [7]

Dos ingresos hacen que ahorrar para una casa y calificar para una hipoteca sean metas mucho más fáciles de lograr. La cooperación entre socios es vital cuando se participa en esta planificación a plazo intermedio porque los objetivos necesitan acuerdo y coordinación para evitar complicaciones mayores. Un cónyuge aprovecha los límites de las tarjetas de crédito mientras el otro asigna diligentemente los ingresos semanales a los ahorros puede generar un obstáculo importante para la prosperidad a largo plazo.

La asociación también puede aliviar la carga de la vivienda para las personas de 45 años en adelante, cuando el 31-36% de los ingresos de jubilación se asignan al alquiler, los pagos de la hipoteca, los seguros, los impuestos a la propiedad y el mantenimiento.4 Los ahorros de los ingresos combinados pueden ser significativos en las hogares, liberando capital para otros desembolsos. Por el contrario, las disparidades físicas entre cónyuges o parejas pueden complicar los gastos de atención médica, ya que una enfermedad grave o la atención institucional superan la cobertura de Medicare, lo que crea dificultades para la otra pareja.

La línea de fondo

Determine sus objetivos de inversión lo antes posible en la vida porque esperar demasiado presenta complicaciones que pueden ser difíciles o imposibles de superar. La planificación y la ejecución requieren un nivel de disciplina y compromiso que incomoda a muchas personas, lo que a menudo requiere cambios importantes en la vida para tener éxito. Empiece poco a poco si el proceso se siente abrumador, con contribuciones mínimas de 401 (k) que le permitan ver crecer rápidamente un pequeño nido de ahorros.

Elevar la contribución al máximo lo antes posible y dar el siguiente paso, desarrollando metas de inversión realistas a corto y mediano plazo para la renta disponible que se acumula en una cuenta corriente o de ahorro. Recuerde que esta es una búsqueda de por vida que exige una planificación cuidadosa en cada etapa, pero la recompensa es enorme y ofrece el camino más confiable hacia la prosperidad y la abundancia.

Estimado lector, si compartes este artículo en tus Redes Sociales nos estarás ayudando a crear más contenido educativo en español. ¡Gracias por tu apoyo!

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.

ELECCIONES DE CRIPTOMUNDO HOY

Lo Último

Recibe lo último
del CriptoMundo

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte. No recibirás spam ni correos no deseados.

Algo salió mal.