15.3 C
New York
miércoles, octubre 5, 2022

¿Cuál es la mejor medida de la volatilidad del precio de las acciones?

Al seleccionar un valor para la inversión, los operadores miran su volatilidad histórica para ayudar a determinar el riesgo relativo de una operación potencial. Numerosas métricas miden la volatilidad en diferentes contextos, y cada operador tiene sus favoritos. Una comprensión firme del concepto de volatilidad y cómo se determina es esencial para una inversión exitosa.

La definición más simple de volatilidad es un reflejo del grado en que se mueve el precio. Una acción con un precio que fluctúa enormemente (alcanza nuevos máximos y mínimos o se mueve erráticamente) se considera altamente volátil. Una acción que mantiene un precio relativamente estable tiene baja volatilidad. Una acción altamente volátil es intrínsecamente más riesgosa, pero ese riesgo se reduce en ambos sentidos. Al invertir en un valor volátil, las posibilidades de éxito aumentan tanto como el riesgo de fracaso. Por esta razón, muchos operadores con una tolerancia de alto riesgo miran múltiples medidas de volatilidad para ayudar a informar sus estrategias comerciales.

CONSEJOS CLAVE

  • La desviación estándar es la forma más común de medir la volatilidad del mercado, y los operadores pueden usar las bandas de Bollinger para analizar la desviación estándar.
  • La reducción máxima es otra forma de medir la volatilidad del precio de las acciones y es utilizada por especuladores, asignadores de activos e inversores de crecimiento para limitar sus pérdidas.
  • Beta mide la volatilidad en relación con el mercado de valores y se puede utilizar para evaluar los riesgos relativos de las acciones o determinar los beneficios de diversificación de otras clases de activos.

Desviación Estándar

La medida principal de volatilidad utilizada por los comerciantes y analistas es la desviación estándar. Esta métrica refleja la cantidad promedio que el precio de una acción ha diferido de la media durante un período de tiempo. Se calcula determinando el precio medio para el período establecido y luego restando esta cifra de cada punto de precio. Luego, las diferencias se elevan al cuadrado, se suman y se promedian para producir la varianza.

Debido a que la varianza es el producto de cuadrados, ya no está en la unidad de medida original. Dado que el precio se mide en dólares, una métrica que usa dólares al cuadrado no es muy fácil de interpretar. Por lo tanto, la desviación estándar se calcula tomando la raíz cuadrada de la varianza, lo que la devuelve a la misma unidad de medida que el conjunto de datos subyacente.

Importante: aunque en este artículo se analizan otras métricas de volatilidad, la desviación estándar es, con mucho, la más popular. Cuando la gente dice volatilidad, por lo general se refiere a la desviación estándar.

Los cartistas utilizan un indicador técnico llamado Bandas de Bollinger para analizar la desviación estándar a lo largo del tiempo. Las Bandas de Bollinger se componen de tres líneas: la media móvil simple (SMA) y dos bandas colocadas una desviación estándar por encima y por debajo de la SMA. El SMA es una versión suavizada del historial de precios de las acciones, pero es más lento para responder a los cambios. Las bandas exteriores reflejan esos cambios para reflejar el ajuste correspondiente a la desviación estándar. La desviación estándar se muestra por el ancho de las Bandas de Bollinger. Cuanto más amplias sean las Bandas de Bollinger, más volátil será el precio de una acción dentro del período dado. Una acción con baja volatilidad tiene Bandas de Bollinger muy estrechas que se encuentran cerca de la SMA.

En el ejemplo anterior, se muestra un gráfico de Snap Inc. (SNAP) con las Bandas de Bollinger habilitadas. En su mayor parte, las acciones cotizaron dentro de los límites superior e inferior de las bandas durante un rango de seis meses. El precio estaba entre $ 12 y $ 18 por acción.

Reducción máxima

Otra forma de lidiar con la volatilidad es encontrar la reducción máxima. La reducción máxima suele estar dada por la mayor pérdida histórica de un activo, medida de pico a mínimo, durante un período de tiempo específico. En otras situaciones, es posible utilizar opciones para asegurarse de que una inversión no pierda más de una determinada cantidad. Algunos inversores eligen asignaciones de activos con el rendimiento histórico más alto para una reducción máxima determinada.

El valor de utilizar la reducción máxima proviene del hecho de que no toda la volatilidad es mala para los inversores. Las grandes ganancias son muy deseables, pero también aumentan la desviación estándar de una inversión. Fundamentalmente, hay formas de perseguir grandes ganancias mientras se intenta minimizar las reducciones.

Muchos inversores de crecimiento exitosos, como William J. O’Neil, buscan acciones que suban más que el mercado en una tendencia alcista pero que se mantienen estables durante una tendencia bajista. La idea es que estas acciones se mantengan estables porque la gente se aferra a los ganadores, a pesar de los pequeños contratiempos. Eso revela posibles ganadores y permite al inversor en crecimiento comprar una acción donde la volatilidad es mayoritariamente positiva, al menos inicialmente. A medida que pasa el tiempo, las acciones eventualmente experimentarán pérdidas mayores durante las tendencias bajistas. Los especuladores ven esto como una señal para buscar una nueva acción ganadora o ir al efectivo antes de que comience un mercado bajista.

Una orden de stop-loss es otra herramienta comúnmente empleada para limitar la reducción máxima. En este caso, la acción u otra inversión se vende automáticamente cuando el precio cae a un nivel preestablecido. Sin embargo, pueden ocurrir brechas cuando el precio se mueve demasiado rápido. Las diferencias de precio pueden impedir que una orden de stop-loss funcione de manera oportuna y el precio de venta puede estar por debajo del precio de stop-loss preestablecido.

Beta

Beta mide la volatilidad de un valor en relación con la del mercado en general. Una beta de 1 significa que el valor tiene una volatilidad que refleja el grado y la dirección del mercado en su conjunto. Si el S&P 500 cae bruscamente, es probable que la acción en cuestión siga su ejemplo y caiga en una cantidad similar.

Los valores relativamente estables, como los servicios públicos, tienen valores beta inferiores a 1, lo que refleja su menor volatilidad. Las acciones en campos que cambian rápidamente, especialmente en el sector de la tecnología, tienen valores beta de más de 1. Una beta de 0 indica que el valor subyacente no tiene volatilidad relacionada con el mercado. El efectivo es un excelente ejemplo si no se asume inflación. Sin embargo, existen activos beta bajos o incluso negativos que tienen una volatilidad sustancial que no está correlacionada con el mercado de valores. El oro y los bonos gubernamentales a largo plazo son los mejores ejemplos de estos activos.

Estimado lector, si compartes este artículo en tus Redes Sociales nos estarás ayudando a crear más contenido educativo en español. ¡Gracias por tu apoyo!

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.

ELECCIONES DE CRIPTOMUNDO HOY

Lo Último

Recibe lo último
del CriptoMundo

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte. No recibirás spam ni correos no deseados.

Algo salió mal.