23 C
New York
domingo, junio 26, 2022

Bitcoin e inflación: maduración en un activo real

James Butterfill, estratega de inversiones de la importante firma europea de inversión en activos digitales CoinShares.

  • Los precios al productor, al estar expuestos al aumento de los precios de las materias primas, es donde la inflación comienza a asomar su fea cabeza. Con un 7,1% para el mundo desarrollado, ahora se encuentra en el percentil 90 de las cifras históricas.
  • El crecimiento de los salarios fue inusualmente alto durante la pandemia, distorsionado por el despido de trabajadores con salarios más bajos. A medida que estos trabajadores recuperen el empleo, en los próximos meses es más probable que los salarios bajen que suban.
  • Los datos sugieren que bitcoin (BTC) está comenzando a cumplir este papel de cobertura de inflación. Observar los cambios de precio de bitcoin en relación con los cambios en la inflación muestra que esta relación se está volviendo estadísticamente significativa.
  • Seguimos sin estar seguros de lo que sucederá con la inflación en los próximos 5 años, pero consideramos que agregar activos reales es una medida prudente para proteger las carteras del riesgo de cola de que la inflación se salga de control.

Los signos de un posible problema inflacionario están comenzando a revelarse, sobre todo el endurecimiento de las condiciones de empleo (y el consiguiente aumento de los salarios) junto con el aumento de los precios de producción en todo el mundo. Sin embargo, los inversionistas siguen divididos, con las perspectivas de inflación cayendo en dos escuelas de pensamiento: aquellos que creen que los efectos de la inflación son de naturaleza más transitoria y aquellos que ven que la inflación aumenta hasta un punto en el que amenaza la estabilidad económica.

A escala mundial, los datos destacan que, en una perspectiva histórica, la inflación actual no es tan alta. Los niveles actuales son similares a los observados después de la crisis financiera de 2008, que desde 1970, solo lo ubica en el percentil 55. Es en los precios de producción, expuestos a la subida de los precios de las materias primas, donde la inflación comienza a asomar su fea cabeza. Con un 7,1% para el mundo desarrollado, la cifra actual está en el percentil 90.

Durante esta fase de recuperación de COVID, el desempleo está cayendo a un ritmo mucho más rápido que en la crisis financiera mundial, lo que implica que el mercado laboral está comenzando a calentarse. A su vez, esto infiere que es probable que siga el crecimiento de los salarios, como ya hemos visto en Estados Unidos este año. Sin embargo, si bien el crecimiento salarial fue inusualmente alto durante la pandemia, esto se ha visto distorsionado por el despido de trabajadores con salarios más bajos. A medida que estos trabajadores recuperen el empleo, lo más probable es que reduzca el crecimiento de los salarios en los próximos meses, en lugar de aumentarlo.

Por lo tanto, es muy difícil determinar si una inflación más alta realmente está a la vuelta de la esquina. Hay algunos cuellos de botella en el suministro causados ​​por la interrupción en el transporte marítimo global, problemas más amplios de la cadena de suministro y desafíos de inventario que aumentan la inflación a corto plazo, pero esto no significa necesariamente que conducirá a problemas inflacionarios a más largo plazo. Por lo tanto, creemos que sigue siendo demasiado difícil decir exactamente qué pasará con la inflación, aunque reconocemos que el problema está directamente en manos de los bancos centrales, y la historia sugiere que serán más reactivos que proactivos.

La situación de los banqueros centrales

Podemos simpatizar con la difícil situación que enfrentan los banqueros centrales. Es probable que pisar los frenos monetarios después de una política flexible sin precedentes provoque una dislocación en los mercados de bonos, lo que provocará aún más volatilidad en el mercado. La Reserva Federal de Estados Unidos y otros bancos centrales están atrapados por la misma liquidez que estaba destinada a aliviar la tensión del mercado; en consecuencia, es muy difícil deshacerla.

Esta es la razón por la que los mercados estaban tan concentrados en la reciente declaración del FOMC (Comité Federal de Supervisión y Moneda) de junio. Las minutas de la reunión del FOMC destacan que la Reserva Federal de EE. UU. Mantiene un enfoque general muy moderado (incluso si las minutas fueron inesperadamente agresivas). Al mismo tiempo, están contemplando la amenaza inflacionaria elevando los pronósticos de inflación y señalando la expectativa de tasas de interés más altas en 2023. El FOMC continúa creyendo que la inflación es de naturaleza transitoria y, por lo tanto, está feliz de que la inflación se «acelere» durante un período de tiempo. tiempo.

El problema es que este enfoque “basado en resultados” de la Reserva Federal de Estados Unidos, también conocido como “esperaremos a que llegue la inflación antes de actuar”, es arriesgado. Particularmente porque algunas métricas tradicionales que rastrean la inflación pueden no ser confiables dada la rapidez con la que están cambiando la economía y la tecnología mundiales.

El comportamiento de los inversores también sugiere que muchos no están convencidos del enfoque basado en resultados. Los activos administrados en productos cotizados en bolsa protegidos contra la inflación han aumentado un 74% durante el último año, impulsados ​​por una ráfaga de entradas desde mediados de 2020.

Estas entradas récord también destacan que quizás los temores inflacionarios se estén convirtiendo en el consenso en lugar de una visión periférica. También alude al hecho de que muchos inversores creen que la Reserva Federal de EE. UU. Y otros bancos centrales están potencialmente detrás de la curva.

Independientemente del resultado de la inflación, sigue existiendo un riesgo considerable de cola de que los bancos centrales pierdan el control de la inflación. Por lo tanto, las coberturas de inflación se están volviendo cada vez más populares, como lo destacan los flujos de fondos antes mencionados. Hay una pequeña selección de activos duros que deberían tener un rendimiento superior durante un período de inflación, y creemos que bitcoin es uno de ellos.

Bitcoin como cobertura contra la inflación

Conceptualmente, tiene sentido que bitcoin sea una cobertura contra la inflación. Es lo que un economista llamaría un «activo real»: un activo de oferta limitada y predecible que a menudo se cotiza en dólares estadounidenses. Por lo tanto, si la oferta de dólares estadounidenses está aumentando, o la de cualquier otra moneda fiduciaria, entonces es probable que bitcoin se aprecie frente a esas monedas, incluso si su poder adquisitivo permaneciera estancado.

Los datos sugieren que Bitcoin está comenzando a cumplir este papel de cobertura de inflación. Al observar sus cambios de precio en relación con los cambios en la inflación en períodos de dos años desde su creación en 2009, se destaca que la relación está mejorando, con un R2 actual de 0.30 (desde 2019). Por cierto, la relación entre bitcoin e inflación es actualmente mejor que entre inflación y oro.

Citi compila un índice que rastrea la inflación inesperada o «sorpresa», midiendo los pronósticos de inflación frente a los resultados entregados.

En niveles superiores a cero, la inflación es más alta de lo esperado. Bitcoin también tiene una relación temprana pero potencialmente convincente con una inflación inesperada. Nuestro análisis destaca que Bitcoin parece reaccionar a la inflación inesperada, aumentando cuando las cifras de inflación entregadas son más altas que las expectativas.

Apreciamos que la relación de bitcoin con la inflación probablemente no sea concluyente en este momento, ya que el tamaño de la muestra es bastante bajo. Dicho esto, es interesante notar que a medida que ha pasado el tiempo, la relación ha ido mejorando constantemente, agregando credibilidad al concepto de que bitcoin es un activo real.

Bitcoin está madurando como activo

Existe una creciente evidencia de que bitcoin está madurando como activo. Después de la declaración más reciente del FOMC (16 de junio) donde se expresó un tono inesperadamente agresivo, los precios se movieron de una manera muy similar al oro. Esto pone de relieve que bitcoin se está comportando como los inversores esperarían de un activo real, al apreciarse cuando el dólar estadounidense baja y viceversa.

Seguimos sin estar seguros de qué sucederá exactamente con la inflación en los próximos 5 años, pero vemos que agregar bitcoins y otros activos reales es una medida prudente para proteger las carteras del riesgo de cola de una inflación fuera de control. Lo que originalmente era una idea conceptual de que bitcoin tenía credenciales de protección contra la inflación, ahora se está probando a través de una mayor participación de los inversores, como lo demuestra su mejor relación con los precios al consumidor.

Estimado lector, si compartes este artículo en tus Redes Sociales nos estarás ayudando a crear más contenido educativo en español. ¡Gracias por tu apoyo!

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.

ELECCIONES DE CRIPTOMUNDO HOY

Lo Último

Recibe lo último
del CriptoMundo

Nuestras investigaciones y reseñas pueden ayudarte a encontrar excelentes oportunidades. Nuestras guías ayudarán a utilizar las plataformas criptográficas de forma más eficaz. Conozca las mejores prácticas para invertir y comerciar con criptomonedas. Siempre verde y siempre GRATIS.

Gracias por suscribirte. No recibirás spam ni correos no deseados.

Algo salió mal.