-1.4 C
New York
Monday, March 8, 2021

Apostar con todo: invertir frente a apostar

Inversión frente a juegos de apuestas: descripción general

¿Cuántas veces durante una discusión sobre finanzas ha escuchado a alguien decir: “Invertir en el mercado de valores es como apostar en un casino”? Es cierto que tanto invertir como apostar implican riesgo y elección, específicamente, el riesgo de capital con esperanzas de ganancias futuras. Pero el juego suele ser una actividad de corta duración, mientras que la inversión en acciones puede durar toda la vida. Además, hay un rendimiento esperado negativo para los jugadores, en promedio y a largo plazo. Por otro lado, invertir en el mercado de valores normalmente conlleva un rendimiento esperado positivo en promedio a largo plazo.

CONSEJOS CLAVE

  • Tanto invertir como apostar implican arriesgar capital con la esperanza de obtener ganancias.
  • Tanto en el juego como en la inversión, un principio clave es minimizar el riesgo y maximizar la recompensa.
  • Los jugadores tienen menos formas de mitigar las pérdidas que los inversores.
  • Los inversores tienen más fuentes de información relevante que los jugadores.
  • Con el tiempo, las probabilidades estarán a su favor como inversor y no a su favor como jugador.

Invertir

Invertir es el acto de asignar fondos o comprometer capital a un activo, como acciones, con la expectativa de generar ingresos o ganancias. La expectativa de un rendimiento en forma de ingresos o revalorización de precios es la premisa fundamental de la inversión. El riesgo y el rendimiento van de la mano en la inversión; un riesgo bajo generalmente significa rendimientos esperados bajos, mientras que los rendimientos más altos suelen ir acompañados de un riesgo más alto

Los inversores siempre deben decidir cuánto dinero quieren arriesgar. Algunos comerciantes suelen arriesgar del 2 al 5% de su base de capital en cualquier operación en particular. Los inversores a largo plazo escuchan constantemente las virtudes de la diversificación entre diferentes clases de activos. Sin embargo, las expectativas de riesgo y rendimiento pueden variar ampliamente dentro de la misma clase de activo, especialmente si es grande, como lo es la clase de acciones. Por ejemplo, una acción de primera clase que cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York tendrá un perfil de riesgo-rendimiento muy diferente de una acción de micro capitalización que cotiza en una bolsa pequeña.

Esto, en esencia, es una estrategia de gestión de riesgos de inversión: distribuir su capital entre diferentes activos, o diferentes tipos de activos dentro de la misma clase, probablemente ayudará a minimizar las pérdidas potenciales.

Para mejorar el rendimiento de sus posiciones, algunos inversores estudian los patrones de negociación interpretando gráficos de acciones. Los técnicos del mercado de valores tratan de aprovechar los gráficos para saber hacia dónde se dirigen las acciones en el futuro. Esta área de estudio dedicada al análisis de gráficos se conoce comúnmente como análisis técnico.

El rendimiento de las inversiones puede verse afectado por la cantidad de comisión que un inversor debe pagar a un corredor para comprar o vender acciones en su nombre.

Importante: cuando juega, no posee nada, pero cuando invierte en acciones, posee una acción de la empresa subyacente; de hecho, algunas empresas le reembolsan su propiedad en forma de dividendos en acciones.

Juego

El juego se define como apostar algo en una contingencia. También conocido como apostar o apostar, significa arriesgar dinero en un evento que tiene un resultado incierto y en gran medida involucra el azar.

Al igual que los inversores, los jugadores también deben sopesar cuidadosamente la cantidad de capital que quieren poner “en juego”. En algunos juegos de cartas, las probabilidades del pozo son una forma de evaluar su capital de riesgo frente a su riesgo-recompensa: la cantidad de dinero para igualar una apuesta en comparación con lo que ya está en el pozo. Si las probabilidades son favorables, es más probable que el jugador “iguale” la apuesta.

La mayoría de los jugadores profesionales son bastante competentes en la gestión de riesgos. Investigan la historia del jugador o del equipo, o el linaje y el historial de un caballo. Al buscar una ventaja, los jugadores de cartas suelen buscar señales de los otros jugadores en la mesa; Los grandes jugadores de póquer pueden recordar lo que sus oponentes apostaron 20 manos atrás. También estudian los gestos y los patrones de apuestas de sus oponentes con la esperanza de obtener información útil.

En el juego de casino, el apostador juega contra “la casa”. En los juegos de azar deportivos y en las loterías, dos de las actividades de “juegos de azar” más comunes en las que participa la persona promedio, los apostadores en cierto sentido apuestan entre sí porque el número de jugadores ayuda a determinar las probabilidades. En las carreras de caballos, por ejemplo, hacer una apuesta es en realidad una apuesta contra otros apostadores: las probabilidades de cada caballo están determinadas por la cantidad de dinero apostado en ese caballo y cambian constantemente hasta que la carrera realmente comienza.

Generalmente, las probabilidades están en contra de los jugadores: la probabilidad de perder una inversión suele ser mayor que la probabilidad de ganar más que la inversión. Las posibilidades de un jugador de obtener ganancias también pueden reducirse si tiene que aportar una cantidad adicional de dinero más allá de su apuesta, denominada “puntos”, que la casa conserva tanto si el apostador gana como si pierde. Los puntos son comparables a la comisión del corredor o la tarifa de negociación que paga un inversor.

Inversión frente a juegos de azar: diferencias clave

Tanto en el juego como en la inversión, un principio clave es minimizar el riesgo y maximizar las ganancias. Pero, cuando se trata de juegos de azar, la casa siempre tiene una ventaja: una ventaja matemática sobre el jugador que aumenta cuanto más tiempo juega. Por el contrario, el mercado de valores se aprecia constantemente a largo plazo. Esto no significa que un jugador nunca ganará el premio gordo, y tampoco significa que un inversionista en acciones siempre disfrutará de un rendimiento positivo. Es simplemente que con el tiempo, si sigues jugando, las probabilidades estarán a tu favor como inversor y no a tu favor como jugador.

Mitigar la pérdida

Otra diferencia clave entre invertir y apostar: no tiene forma de limitar sus pérdidas. Si aportas $ 10 a la semana para el grupo de oficinas de la NFL y no ganas, te quedas sin todo tu capital. Al apostar en cualquier actividad de juego pura, no existen estrategias de mitigación de pérdidas.

Por el contrario, los inversores y comerciantes de acciones tienen una variedad de opciones para evitar la pérdida total de capital arriesgado. Establecer límites de pérdidas en su inversión en acciones es una forma sencilla de evitar riesgos indebidos. Si sus acciones caen un 10% por debajo de su precio de compra, tiene la oportunidad de vender esas acciones a otra persona y aún retener el 90% de su capital de riesgo. Sin embargo, si apuesta $ 100 a que los Jacksonville Jaguars ganarán el Super Bowl este año, no podrá recuperar parte de su dinero si simplemente llegan al Super Bowl. E incluso si ganaron el Super Bowl, no se olvide de ese margen de puntos: si el equipo no gana por más puntos de los que le dio el apostador, la apuesta es una pérdida.

El factor tiempo

Otra diferencia clave entre las dos actividades tiene que ver con el concepto de tiempo. El juego es un evento de duración determinada, mientras que una inversión en una empresa puede durar varios años. Con el juego, una vez que el juego, la carrera o la mano ha terminado, su oportunidad de beneficiarse de su apuesta ha llegado y se ha ido. O ha ganado o perdido su capital.

La inversión en acciones, por otro lado, puede ser una recompensa en el tiempo. Los inversores que compran acciones de empresas que pagan dividendos en realidad son recompensados por sus dólares arriesgados. Las empresas le pagan dinero independientemente de lo que suceda con su capital de riesgo, siempre y cuando usted mantenga sus acciones. Los inversores inteligentes se dan cuenta de que los rendimientos de los dividendos son un componente clave para ganar dinero en acciones a largo plazo.

Consiguiendo información

Tanto los inversores en acciones como los apostadores miran al pasado, estudiando el rendimiento histórico y el comportamiento actual para mejorar sus posibilidades de hacer un movimiento ganador. La información es un bien valioso en el mundo del juego, así como la inversión en acciones. Pero hay una diferencia en la disponibilidad de información.

La información sobre acciones y compañías está disponible para uso público. Las ganancias de la empresa, los índices financieros y los equipos de administración se pueden investigar y estudiar, ya sea directamente o mediante informes de analistas de investigación, antes de comprometer capital. Los comerciantes de acciones que realizan cientos de transacciones al día pueden utilizar las actividades del día para ayudar con decisiones futuras.

Por el contrario, si se sienta en una mesa de blackjack en Las Vegas, no tiene información sobre lo que sucedió hace una hora, un día o una semana en esa mesa en particular. Es posible que escuche que la mesa está caliente o fría, pero esa información no es cuantificable.

Otros artículos de interés

- Elecciones de CriptoMundo -

Lo Último